> INICIOENRIQUE_MARTY_1.html

español

> CONTACTOCONTACTO.html
> CURRÍCULUM VITAECURRICULUM_VITAE.html
> INSTALACIONESINSTALACIONES.html
> OBRASOBRAS.html
> VÍDEOSVIDEOS.html
> TEATROTEATRO.html
> CATÁLOGOCATALOGO.html
> TEXTOSTEXTOS.html
> CONTENIDO EXCLUSIVOCONTENIDO_EXCLUSIVO.html

· Mercurio y Argos (2021)

> ENTREVISTASTEXTOS._ENTREVISTAS.html
> DEL ARTISTATEXTOS._DEL_ARTISTA.html
> ARTÍCULOS / TEXTOSTEXTOS._ARTICULOS___TEXTOS.html
ver INSTALACIÓNINSTALACIONES._Teatro_de_la_Memoria._Universidad_de_Granada,_Sala_de_la_Capilla,_Hospital_Real._Granada._Espana_%282020%29.html

Enrique Marty, publicado por la Universidad de Granada, FACBA (2021)


En 1636, Rubens recibió el encargo de Felipe IV de realizar un ciclo pictórico de más de cien obras destinado a decorar la Torre de la Parada, un pabellón de caza situado en las afueras de Madrid. Rubens, pese a su salud deteriorada y al enorme número de encargos acumulados en ese momento, no decía nunca que no a un rey o a un papa. Así que, para cumplir el encargo, se limitó a hacer los bocetos y dejó la realización final de las obras en manos de sus ayudantes y de otros pintores de su confianza.


Rubens, que había sido un ariete para la Contrarreforma, debió recibir este encargo con una gran felicidad. Por fin podía dejar volar su imaginación en una serie de pinturas que se apartaban de los temas habituales: Cristos, Vírgenes, temas bíblicos. En este trabajo podía volcarse en el que da la sensación de que era su tema favorito, el mitológico.


Así que Rubens decidió trabajar en Las metamorfosis de Ovidio, que permitían al artista desplegar todo su arsenal de mujeres voluptuosas, paisajes, animales, dioses... y, sobre todo, un catálogo impresionante de mutaciones. En estas obras vemos todo tipo de transformaciones, de humano en árbol, toro, vaca, ciervo, araña... Vemos estatuas que cobran vida y personas con orejas de burro que convierten en oro lo que tocan. Vemos personajes que se encuentran bailando entre géneros o entre razas y especies.


Las fascinantes metamorfosis de Ovidio se vuelven aún más fascinantes en la visión de Rubens. Hay que recordar que, cómo no, un incendio destruyó la mayor parte de las pinturas, así que solo se conservan unas cuantas de ellas y un buen número de bocetos. Quizá las pinturas que ya no están pero que nos imaginamos sean las mejores, puesto que existen en ese limbo, ese principio de indeterminación en el que son y no son. Pensemos en el proceso, una pintura se encarga, nace en la imaginación del artista, se crea, cobra vida, existe, sufre un incendio y desaparece. Ya no existe físicamente, solo queda lo que las personas que la vieron dijeron sobre ella. Pasó de ser potencia a ser acto, y volvió a ser potencia. Lo cual me hace pensar que este es exactamente el modus operandi humano. Uno no existe, después existe por un periodo de tiempo, y, por último, no existe de nuevo. ¿Se está muerto antes de nacer? ¿Es la muerte el estado natural del ser humano? Quizá la existencia es solo un error.


La filosofía oriental, creo que mucho más sabia y práctica que la occidental, lo dice muy claro. No hay nada permanente, solo existe el cambio. Lo único que permanece es el instante presente. Tengo que decir aquí que hay uno de estos cuadros en concreto que me transmite esa sensación, como si fuera una descarga eléctrica: Mercurio y Argos.


En él vemos al gigante Argos, que aparece representado con solo siete u ocho de los cien ojos que la mitología le atribuye, adormilado por la música de Mercurio, quien está a punto de cortarle la cabeza para llevarse a la náyade Io, a la que Zeus convirtió en vaca para librarla de la ira de su mujer Juno. Rubens nos muestra un tema mitológico sin complejos. Si lo comparamos con el cuadro del mismo tema de Velázquez, nos damos cuenta de un modo escalofriante de cómo el punto de vista del artista puede cambiar el tema de fondo hasta convertirlo en algo muy distinto. En la obra de Velázquez vemos dos hombres normales, probablemente disfrazados de dioses, que se encuentran adormilados después de una representación teatral. No da la sensación que Mercurio vaya a matar a Argos. Más bien parece que Argos, adormecido, trate de espabilarse antes de despertar a Mercurio para acometer una nueva función. Velázquez tenía los pies muy en la tierra, en él vemos un existencialismo sobrecogedor. Pero Rubens se sentía más cómodo en la compañía de los dioses, esto queda muy claro. En su cuadro, Mercurio está a punto de cortar la cabeza de Argos. Tiene la espada en alto mientras con la otra mano aún sujeta la flauta con cuya música ha adormecido al gigante. La ninfa Io no pierde detalle de lo que está ocurriendo y mira fijamente al espectador en un inusitado acto cómplice. Seguramente está deseando irse de allí. A fin de cuentas, es una ninfa, y la vida de vaca le debe resultar insoportablemente aburrida.


Reflexionemos sobre lo que estamos viendo aquí: un paisaje donde un hombre semidesnudo, pero que lleva sombrero, espada y flauta, está a punto de cortar la cabeza a otro hombre semidesnudo con varios ojos en la frente, mientras toda la escena es contemplada por una vaca blanca que busca relacionarse con el espectador. ¿A qué nos lleva esto? Bajo este aspecto en cierta forma festivo y hasta divertido nos encontramos con el tema subyacente. Alguien tiene que pagar por las veleidades de los dioses. En todos estos asuntos nos encontramos con escenas de enredos divinos que incluso pueden resultar divertidas, y también con seres humanos o con otros seres semidivinos pero que se encuentran a merced de sus dioses. Los dioses son caprichosos, libidinosos, mentirosos, mezquinos y absurdos, y utilizan el mundo como campo de diversión para sus veleidades ciertamente patéticas. Los humanos, ninfas, héroes y demás personajes sufren por su culpa, literalmente por su capricho.


No puedo evitar encontrar un enorme dramatismo dentro de estas escenas. Especialmente en el Mercurio y Argos. Zeus desea a Io, uno más de sus caprichos. Por este capricho, Argos morirá e Io será transformada en animal, y no en uno cualquiera, sino en una vaca. Zeus y sus colegas dejan muy claro lo que les importan los humanos. Verdaderamente Zeus, como dios, es un total incompetente; es lo que podríamos considerar un decadente. Creo que Zeus se ha buscado que ya nadie crea en él. Y si nadie cree en un dios, este dios no existe. Se lo tiene merecido. Hasta este punto es poderoso el Cambio, con mayúscula. Está por encima de los dioses, quizá solo habla de tú a tú con el dios tiempo, el único que sigue existiendo.

DESCARGAR en PDFTEXTOS._DEL_ARTISTA._Mercurio_y_Argos_(2021)_files/Mercurio%20y%20Argos%20%282021%29.pdf